Inhóspitak, territorio Dinópolis

Imagen relacionada con la noticia

Territorio Dinópolis es uno de los proyectos turísticos más innovadores que se han puesto en marcha en España en los últimos años. Un parque paleontológico en Teruel capital y otras sedes ubicadas en distintos municipios turolenses, forman un solo complejo de ocio distribuido por toda la provincia de Teruel.

Las especies únicas de dinosaurios que se han encontrado en la provincia y los fósiles de conservación excepcional, son los protagonistas de la parte expositiva de Territorio Dinópolis. Pero además se puede descubrir cómo se excavan los fósiles, cómo se restauran y las técnicas de clasificación que utilizan los científicos.

Entrar en las sedes de Territorio Dinópolis es viajar por el planeta Tierra hace millones de años. Conocer cómo surgió la vida y cómo ha ido evolucionando es una experiencia enriquecedora y divertida.

En Peñarroya de Tastavins, fronteriza con las provincias de Tarragona y Castellón, se abrió la primera de las sedes de Territorio Dinópolis; con una propuesta lúdico científica en la misma línea de Dinópolis Teruel.

En 1997, es este municipio, se excavaron los restos parcialmente articulados del saurópodos más grande y completo que se ha hallado en España y uno de los saurópodos del Aptiense (hace 110 millones de años aproximadamente) más completos del mundo. Los restos de este animal adulto llegaron hasta el mar. En ellos anidaron vertebrados marinos que los colonizaron hasta que los sedimentos lo ocultaron por completo.

Gracias a este complicado proceso, hoy podemos saber que este animal llegó a medir hasta 17 metros de altura y que a pesar de sus muchas toneladas de peso podía erguirse sobre las patas traseras para alcanzar las hojas de los árboles más altos.

Pero el hallazgo de estos restos se remonta tres años atrás, cuando los hermanos Pedro y Andrés Ortiz, aficionados a la Paleontología, encontraron dos fémures y cuatro o cinco cuerpos vertebrales del dinosaurio. Fueron ellos los que se pusieron en contacto con el Gobierno de Aragón y los que indicaron a los paleontólogos el lugar exacto en el que se encontraba el yacimiento.

Los fósiles originales son, junto con la réplica completa del dinosaurio, construida por los paleontólogos de Dinópolis, las piezas más importantes de la exposición de Inhóspitak, en la que también se explica al visitante el complejo proceso de excavaciones de estos restos.

Proyecciones, juegos interactivos y un espacio de animación infantil componen el grueso de la oferta lúdica del centro, que cuenta además con un espacio exterior dedicado al descanso de las familias.

En esta zona se han construido unos grandes areneros en los que los niños pueden buscar sus propios fósiles. Rocco, un joven dinosaurio algo despistado, sirve de guía, sobre todo a los más pequeños, por el recorrido a través del centro.
Rocco es un Tastavinsauro que no tiene 17 metros de altura ni pesa toneladas, pero al igual que el original, vive en Inhóspitak, donde juega paciente con los niños que visitan Peñarroya de Tastavins, para ver el gigante que habitó aquellas tierras.


Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar